Teatro Juárez, símbolo artístico de Guanajuato

Majestuosa construcción que se encuentra ubicada en el corazón de la ciudad de Guanajuato, el Teatro Juárez pasó de ser una clara referencia urbana, que en sus albores respondió a la necesidad de la burguesía porfiriana de verse y ser vista en un autoconvencimiento de prosperidad y paz social, a fuente de cultura para todos.

teatro juarez 2

El edificio que actualmente es el Teatro Juárez, fue en tiempos pasados el primer convento de franciscanos descalzos en la capital guanajuatense, de lo que solo existía en el solar el templo barroco de San Diego y algunas capillas anexas del Santo Cristo de Burgos y de la Inmaculada Concepción.

En esas épocas en que los murmullos de los muros centenarios eran casi ignorados, los intereses económicos, no menos crueles que los actuales, ocultaron todo vestigio del antiguo claustro para albergar el nuevo hotel Emporio. La terrible agresión que sufrió el patrimonio cultural fue parcialmente redimida cuando se decidió que en el arrasado lugar fuera construido un nuevo teatro, que se convertiría en el orgullo de los gobiernos locales del Porfiriato.

De esta forma, la obra comenzó en 1872, auspiciada por el general Florencio Antillón, quien contrató los servicios del ingeniero José Noriega, quien diseñó los teatros Manuel Doblado, de la Paz y Morelos.

El proceso de construcción, interrumpido por algunos años, fue reanudado en 1893 por el arquitecto Antonio Rivas Mercado y el ingeniero Alberto Malo, por órdenes del gobernador Joaquín Obregón González, quienes modificaron los planos originales para darle mayor majestuosidad al edificio.

teatro juarez 4

Finalmente, el Teatro Juárez se inauguró el 27 de octubre de 1903 por el presidente Porfirio Díaz. El evento presentado para la ocasión fue la ópera “Aída”, de Giuseppe Verdi, a cargo de la compañía italiana Empresa Ettore Drog y Cía., dirigida por Napoleón Sieni y Giorgio Polaco.

Arquitectónicamente, el teatro es una muestra del eclecticismo imperante en la época. Destaca su peristilo dórico de inspiración romana. La sala de espectáculos corresponde al modelo de las salas europeas; tiene forma de herradura, con cuatro órdenes de palcos y localidades generales. Su decoración interior es de estilo oriental, destacando el telón realizado por el artista francés Labasta, decorador y escenógrafo de la Ópera Cómica de París; se trata de un cortinaje plegado que recrea un fragmento del cuento de hadas “El cuerno de oro de Constantinopla”.

Pero sin duda, lo que más caracteriza al Teatro Juárez es su parte alta en el exterior, donde permanecen vigilantes de la ciudad, las esculturas de ocho musas que representan diferentes artes, las nueve diosas hijas de Zeús, encargadas de proteger las artes y las ciencias.

Estas esculturas colocadas en lo alto del teatro, fueron construidas por encargo del arquitecto Antonio Rivas y el ingeniero Malo en Ohio, Estados Unidos.  Cada una tiene 3.5 metros de altura y están vaciadas en bronce.Sin embargo, la llegada de una de ellas se retrasó, por lo que los arquitectos decidieron colocar sólo las ocho que ya se tenían en la ciudad, con lo que además se dio un equilibrio visual a la construcción.

A pesar del inexorable paso del tiempo, el Teatro Juárez aún se mantiene funcional, vigente y hermoso. Además de ser testimonio de las etapas históricas durante las que fue construido, aún mantiene la noble vocación de ser escenario de las más elevadas manifestaciones artísticas y culturales del país.

X-Fistours te invita a disfrutar de este encantador lugar contacta con nosotros y cotiza tu viaje.

contacto@x-fistours.com.mx