La Sultana del Norte

 ¡La Sultana del Norte!

Si hay un lugar donde la modernidad y la historia confluyen en un mismo espacio ese sitio es Monterrey.

monterrey-2

La “Sultana del Norte”, como es conocida, pasó por cuatro intentos de fundación; los primeros dos fracasaron por la resistencia de los indígenas de la región, las condiciones del terreno y los desencuentros de dos fundadores con la Inquisición.

El primero de ellos fue realizado por Alberto del Canto, en 1577. Después de fundar la Villa de Saltillo, descubrió el Valle de Extremadura, el actual valle de Monterrey y creó el pueblo de Santa Lucía, junto a los ojos de agua.

Unos años más tarde, los reyes de España estaban decididos a no pagar más viajes de exploración, dando la libertad a quien quisiera hacerlo, siempre y cuando lo fuera con sus fondos y por su propia cuenta. Luis de Carvajal y de la Cueva viajó a España y negoció con el rey Felipe II la conquista, pacificación y población de lo que llamarían el Nuevo Reino de León.

monterrey-3

La fundación definitiva ocurrió el 20 de septiembre de 1596 y estuvo a cargo de Don Diego de Montemayor, quien le puso por nombre Ciudad Metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey en honor a Don Gaspar de Zúñiga y Acevedo, conde de Monterrey, en ese entonces virrey de la Nueva España.

Durante la época virreinal, Monterrey dependía de la capital del Virreinato de la Nueva España y para lo religioso del obispado de Guadalajara. Por las grandes distancias que debían recorrerse entre Guadalajara, México y Monterrey, las autoridades de Nuevo León vieron conveniente la erección de un obispado para el servicio espiritual de los pobladores.

Cuando la noticia de que Miguel Hidalgo se había levantado en armas en contra del poder español llegó a Monterrey, el gobernador de Nuevo León, Santa María, mandó al comandante Juan Ignacio Ramón hacia el sur para contener a los insurgentes, pero se unió rápidamente al grupo insurgente encabezado por Mariano Jiménez y Santa María también terminó uniéndose al movimiento de independencia.

monterrey-4

A mediados de 1846 la ciudad fue invadida por el ejército estadounidense que permanecería en la misma hasta 1848. Tiempo después, en 1864, la ciudad fungió como capital del país por decreto del entonces presidente Benito Juárez, quién llegó perseguido por las tropas imperiales de Maximilano I y por el ejército francés.

La ciudad de Monterrey alcanzó una verdadera importancia hasta el Porfiriato a finales del siglo XIX y principios del XX, con las primeras implantaciones industriales como los Altos Hornos y las fábricas cementeras, de vidrio y cervecería.

Con la industrialización del país posterior al movimiento de Revolución, Monterrey comenzó a tener un crecimiento poblacional, urbano, industrial y económico muy importante; convirtiéndolo junto con la Ciudad de México en uno de los polos industriales y financieros de México.

Hoy en día y con todos los acontecimientos que ha tenido que superar Monterrey ha sabido responder hacia los nuevos retos tanto en el contexto nacional como en el internacional, lo que le ha dado un crecimiento y relevancia industrial, económica y educativa.