Cadereyta

Cadereyta

Junto con Jalpan de Serra, este Pueblo Mágico, rodeado de paisajes semi-desérticos, constituye una de las entradas a la Sierra Gorda de Querétaro.

En una tierra de maravillosas cactáceas con flores, campos vitivinícolas y mármoles aparece Cadereyta de Montes, que cobra vida en sus haciendas, templos, capillas y casonas coloniales. Aquí vale la pena visitar sus jardines botánicos; y, en los alrededores, los visitantes encuentran grandes presas, cavernas, zonas arqueológicas y divertidos campamentos.
Antiguo asentamiento de chichimecas, fue fundada en 1640 como Villa de Cadereyta y nombrado en 1902 como Cadereyta de Montes en honor a Ezequiel Montes.

Lo típico

La artesanía tradicional consiste en cestería o tejido de vara de sauz y carrizo, alfarería, talabartería y el tallado de mármol. El Parador Artesanal que está situado frente a la terminal de autobuses es un buen sitio para comprar estos productos.

Atractivos de Cadereyta

Jardines botánicos. En Cadereyta hay dos espléndidos jardines botánicos especializados en el cuidado y la reproducción de preciadas especies de cactáceas y arbustos del clima semiárido de la región, siendo de los mejores de su tipo en América. En primer lugar está la Quinta Fernando Schmoll que, además de especies mexicanas, incluye suculentas y sábilas de África. A unos pasos de la anterior está el Jardín Botánico Regional, con magueyes, biznagas, órganos, viejitos, cardones, yucas y otras plantas.

Plaza Principal. Presenta grandes árboles y está rodeada de antiguas casonas bien conservadas, así como del Palacio Municipal y la Parroquia de San Pedro y San Pablo, la cual conserva un hermoso retablo churrigueresco en su interior, un reloj porfiriano y portada neoclásica. Esta edificación del siglo XVIII fue fundada con el fin de evangelizar a los grupos otomíes que habitaban en la región y a los chichimecas que provenían del entonces llamado Cerro Gordo, hoy conocido como Sierra Gorda.

Viñedos y casas vitivinícolas. Saliendo por la carretera hacia Tequisquiapan, apenas a los nueve kilómetros aparecen dos importantes productores de vinos, con uvas sembradas en la zona: Freixenet México y Viñedos Azteca. En la primera son célebres sus vinos espumosos –como el Viña Doña Dolores– y sus cavas a 25 metros de profundidad. La segunda ocupa una antigua construcción virreinal y produce el famoso vino Pretexto, y se le reconoce por impulsar mucho a la charrería.

Presa de Zimapán. Tomando el rumbo contrario de la misma carretera –hacia Vizarrón de Montes y la Sierra Gorda–, a los 10 kilómetros inicia otro camino que comunica hacia Zimapán y a la gran presa del mismo nombre, su principal atractivo natural.

Campamento Ecoturístico La Isla. En la localidad de Tzibanzá se ha instalado este campamento que cuenta con cabañas, un lago donde es posible pescar, paseos en lancha y un restaurante.